Lo fácil no me agrada.

Vivo en una sociedad en donde lo más fácil es decir q al nacer Agos me convertí en una persona especial, que Dios la mando con una discapacidad porque yo soy tan especial q merecía un angelito especial como ella. Lo más fácil es decirle a todos que tienen razón cuando sostienen que ella será una niña eterna y que siempre estará feliz. Me tengo que sentir una madre especial no solo porque es lo que todos creen q es correcto sino porque si no me siento así es confrontar directamente contra los q si se sienten así. No cabe la posibilidad de que yo sienta diferente. Lo más fácil en mi sociedad sería admitir que Agostina es distinta y que como es distinta no va a aprender como los demás así que lo mejor para ella es ir a un lugar donde solo haya niños con discapacidad entonces allí se sentirá comprendida y nunca la van a discriminar por su discapacidad.

Todo eso es lo más fácil pero no es nuestra verdad. A mi no me hace especial tener una hija con Trisomía 21 o más comúnmente conocido como síndrome de down y ella solo es especial por ser una hija más que buscada al igual que su hermana Emilia.

Tampoco es verdad que Agostina será una niña eterna ya que es una PERSONA y pasará por todas las edades cronológicas que todos tenemos. Claro que puedo tratarla como una niña por siempre y festejarle el cumpleaños de 20 con una torta de Pepa Pig y seguro que cualquier persona a la que se anule con ese trato tendrá actitudes de niña si a los 20 años procedemos así. Tampoco es real que ella siempre está o estará feliz porque basta reconocerla PERSONA para darse cuenta de la estupidez que encierra una afirmación tal. El hecho de que ella vaya a terapias y aprenda todo con algo más de dificultad solamente hace que necesite más tiempo con ella y para ella que con gusto se lo doy y ojalá se dejara ayudar más por mi está niña testaruda que quiere en mi solamente una mamá y no una terapeuta en casa. Lo mejor para Agostina y para el resto de los niños o personas que no tienen una discapacidad es aprender en una ESCUELA para todos, tan diversa como lo es la sociedad misma. Con Maestras y compañeros de clase como los que tiene, que la apoyan pero dejándola ser, que entienden que tener una discapacidad no es sinónimo de ser incapaz, sino muy por el contrario es ayudarla a encontrar el mejor camino que se adapte a su aprendizaje. Lo mejor para que todos los niños respeten las diferencias que cada uno tenemos, porque con o sin discapacidad todos somos diferentes y todos tenemos debilidades y fortalezas. Eso me ha hecho una ferviente luchadora de la educación inclusiva. Así que llámenme como quieran pero lo fácil no me gusta y si bien respeto el sentir de cada persona, yo Mariana la mamá de Agostina no me siento especial por su condición sino por tenerla en mi vida! Asumo completamente a mi hija tal cual es por la sencilla razón de que no hay mejor manera que ayudarla a ser una PERSONA COMPLETA. Confío mucho más en Agos que en mi misma. Eso también me lo enseñó ella.

OJALÁ LA SOCIEDAD TAMBIÉN CAMBIE!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s